Laura, casada y con 2 hijos llevaba una vida monótona, se casó a los 25 años, y pronto quedó embarazada de su primera hija, con una vida muy feliz en todos los sentidos, hasta ese momento.

A partir de aquí la monotonía sería una constante en su vida, trabajo, niña, casa y un marido que siempre estaba fuera y la relación se va enfriando, a los 3 años deciden irá a por otro hijo, Laura con la esperanza de que este segundo hijo reactive su relación.

Pasan los años y la monotonía, los niños, el trabajo consumen a Laura, hasta que un día…

Unas amigas de Laura hacen un grupo de whatsapp de chicas, para organizar una cena, hablar, reír y hasta llorar si se da la ocasión, pero con el fin de pasar una buena noche juntas y salir de la monotonía del día a día…

Una vez terminada la cena se fueron a bailar y brindar por ellas…, a mitad de la noche apareció un grupo de chicos en la misma discoteca quedándose bien cerca de ellas,  pasado un buen rato, Laura y su amiga Paula se dieron cuenta de que uno de los chicos (Mateo) miraba mucho para Laura, y esta le dice: te das cuanta como te ve ese chico?

Siguieron riendo y bailando pero Laura, sin querer, después también se iba fijando en ese chico moreno y entrecruzaban miradas una y otra vez, a todos nos gusta gustar siempre y que nos vean y sentir que aún somos algo más que una mamá, limpiar en casa e ir a trabajar… Laura se sintió tan bien, que entró en el juego de las miradas y se dejó llevar… pasado unos minutos, él se le acercó y le dijo: “hola, Soy Mateo y me gustaría hablar un poquito contigo”, ella le respondió que era Laura!…, pasaron como media hora hablando y se intercambiaron el número de teléfono, ella no le comentó a él en ningún momento que era casada y tenía dos hijos!

Desde aquel día empezaron hablar por Instagram, Laura no quería que el marido supiera nada y utilizar esta red social le resultaba la manera más cómoda para hablar con él. Llego un día que Mateo le dijo para tomar algo, él era soltero y sin hijos y le gustaba mucho, quería conocerla. Por lo que la invito a tomar un café un día para volverse a ver. Pero resulta, que él vivía en una ciudad lejana a la de ella, sin embargo Mateo se organizó y preparó el viaje para poder volver a ver a Laura y quedar a tomar un simple café, Laura aceptó pensando que sería como estar con cualquier amigo!. Deciden día, él coge avión y viene a junto Laura, ella jamas pensó que el momento de la despedida de Mateo, un simple beso quedase tan grabado en su mente. 

Pasan semanas y se escriben con deseo de volver a verse, pero a ella le es imposible moverse, tiene una situación complicada que Mateo aún ni sabe, entonces Laura le dice que por trabajo e hijos que no puede ir, sin embargo el insiste y se desplaza nuevamente hasta la ciudad de Laura, se pasan el día en un hotel, desde ese momento ambos se quedan enamorados. 

Laura se dio cuanta que su vida diaria no tenía ningún sentido… Empezó a estar confundida, mal, sufriendo, llorando día a día… Por no saber que hacer!!!

¿Cómo afrontar toda esta situación?

¿Cómo decírselo a su marido?

Miedo a la reacción de la familia y amigos.

Laura llevaba tiempo sin saber que hacer, como un mar de dudas y sin respuestas, entonces fué cuando llegué yo a la vida de Laura, tras ella simplemente contactar conmigo por Whatsapp.

Los Coach Emocionales non tenemos las respuestas a tus problemas, sino que eres tu quien las tiene, yo te puedo ayudar a ver con claridad, según lo que tu me vas contando, es fundamental la complicidad y sinceridad absoluta, para de este modo poder llegar a la solución de todos tus  problemas de una manera rápida y lo menos dolorosa posible.

Si te encuentras en una situación similar, no dudes en escribirme ahora mismo, pulsa sobre el icono de Whatsapp que puedes ver es esta misma página y coméntame cual es tu situación.