Problemas más comunes de comunicación en la pareja

Reproducir vídeo

Los errores de comunicación más frecuentes en la pareja que me encuentro a diario

1.- Oír o escuchar?: Suele ocurrir muy a menudo que pensemos que estamos escuchando a una persona o a tu pareja y lo que en realidad hacemos es oírla. Oír y escuchar no son lo mismo. Para poder escuchar a alguien hay que hacer uso de la escucha activa, que no solo es prestar atención a lo que una persona dice, sino también al lenguaje corporal de éste y a la comunicación no verbal y emocional en general. Mejorar la escucha activa en la relación de pareja, contribuye a mejorar la comunicación.

2.- ¿Hablar o decir?: Ya sea que nos refiriéramos al lenguaje escrito o hablado, no es lo mismo hablar de que decir: lo importante no es hablar o escribir mucho sino también hacerlo con brevedad y precisión requerida. No se trata de utilizar muchas palabras sino de emplear la intensidad y profundidad adecuada, así podemos comunicar de forma interesante.

3. Falta de confianza: La falta de confianza puede hacer que no nos expresemos apropiadamente y, en muchos casos, puede llevarnos a una falta de asertividad, al no poder expresar nuestras opiniones correctamente, de no poder implementar límites en nuestra relación y, por tanto, en una buena marcha de la comunicación.

4. Falta de credibilidad: Igual que la falta de confianza, la falta de credibilidad también es importante a la hora de comunicarnos con nuestra pareja. La credibilidad favorece que el otro se sienta cómodo y, en consecuencia, aumenta la confianza entre ambos.

5. Falta de empatía: Es una habilidad social básica que es necesaria para poder convivir con los demás. Está íntimamente relacionada con el hecho de no expresar solamente lo que uno piensa, pues permite entender al otro y su punto de vista. Es clave para poder enviar un mensaje claro y preciso durante la etapa de la relación.

6. La mala validación emocional: es un concepto que cada vez se emplea más, y lo poseen aquellas personas con una alta inteligencia emocional. Consiste en que la pareja se acepte y hagan feedback del uno al otro no solamente con palabras, sino también con el lenguaje no verbal. Favorece la buena comunicación, la pareja se comprende, entiende y se reconoce.

7. Mal lenguaje verbal: El tono de voz, es decir no hablar demasiado alto o bajo, arrastrar las palabras, o utilizar demasiados términos de relleno como “ah “, “eh” o “um” puede provocar que el mensaje con la pareja pierda fuerza. Tener una correcta vocalización, una excelente capacidad de improvisación y, en definitiva, expresarnos correctamente lo que queremos que la otra persona escuche mejora la comunicación.

8. Falta de respeto: Las parejas se abren más cuando se respetan, por lo que el respeto es una habilidad comunicativa básica que debemos tener en cuenta a la hora de comunicar eficazmente. Es igual de importante como mostrar credibilidad. En una relación de pareja, es una señal de afecto o un bonito gesto demostrar que respetamos a nuestra amado/a y, en consecuencia, mejora la cercanía, la confianza y la comunicación con esa persona.

9. Mala persuasión y capacidad de negociación: La persuasión permite transformar ideas, creencias, conductas y actitudes, satisfaciendo de esta manera las necesidades de la pareja, es clave en el entorno de los negocios, pero también en la vida cotidiana. La persuasión es clave en la negociación que, a su vez, es clave en la relación de pareja. Negociar y llegar a acuerdos para que las necesidades de ambos estén, al menos en parte, cubiertas mejora las relaciones interpersonales y la fluidez en la comunicación entre ambos.

La capacidad de comunicarse y resolver los conflictos es fundamental para garantizar la continuidad de la pareja. Ésta, durante el tiempo, tiene que hacer frente a situaciones positivas y/o negativas que pueden generar estrés, como pueden ser el primer año de convivencia, el nacimiento de sus hijos, los cambios en el ámbito laboral o económica, etc. Es frecuente encontrar dificultades de entendimiento entre los componentes de una pareja, generadas por roturas de los canales de comunicación; por la huida de los conflictos, la utilización de mecanismos inapropiados para expresarse, por dificultades de comprensión del mensaje del otro. Los problemas de comunicación pueden derivar en discusiones no productivas que ocasionan otras consecuencias, así como el distanciamiento de la pareja.

Una situación de decadencia que se sostiene en el tiempo puede acabar generando patrones de comunicación muy disfuncionales, la pérdida de la capacidad de poder resolver los conflictos y los otros problemas asociados como depresión, ansiedad, disfunciones sexuales, consumo de sustancias, etc…

Primera consulta por Video Conferencia Gratuita

30 minutos